Nacionalismos de aquí… y quienes estamos en el medio

24 marzo 2018

Si hay algún demócrata que tenga dudas, puede leer este artículo, o directamente el auto del juez Llarena donde retuerce son sinvergonzoneria moral y jurídica el concepto de violencia para poder acusar de lo que interesa para mandarlo a a prisión preventiva y amenazar con 30 años de cárcel. Y, por si fuera poco, cual auto de fe, se permite afirmar que es capaz de observar el interior de su mente: “Puede concluirse que no se aprecia en su esfera psicológica interna un elemento potente que permita apreciar que el respeto a las decisiones de este instructor vaya a ser permanente” Todo esto, además de dolor directo, genera heridas que no cerrarán. #Vergüenza #Despotismo #Perversión
https://www.eldiario.es/politica/justicia-espanola-advertencia-lideres-soberanismo_0_753125679.html

(Y lo explican sin pudor los fans del proceso represivo: “Desarbolados por aciertos estratégicos de Llarena, oportunas intervenciones del Constitucional y graves torpezas, soberbias, engreimientos y mentiras continuadas del independentismo, la revuelta catalana ha quedado, efectivamente, descabezada,”  – José A. Zarzalejos, en “El Confidencial” de 24 de marzo de 2018, con el título impagable de “Llarena y los “cuatro magníficos” derrotan la insurrección catalana “.)

23 marzo 2018

Franco, que se rebeló contra la república legal, organizó los tribunales que acusaron de rebeldía a quienes se mantuvieron fieles a la legalidad. Llarena está acusando de provocar violencia a quienes la recibieron el 1-O.
No estamos en el franquismo, no.
Pero hay quienes lo echan de menos, los de la derecha vieja y los de derecha nueva. Y hay quienes, viniendo del antifranquismo y clamando ser de izquierdas, aplauden los días pares y los impares se esconden. #PrimeroVinieronAPor

23 marzo 2018

La no utilización política de la justicia es uno de los requisitos de la democracia. Por eso, al margen de ser independentista o no, al margen de la valoración política y moral que nos merezca Convergencia o sus nuevas presentaciones, al margen de las contradicciones de ERC o de la CUP, hoy de nuevo hay que decir que lo que hace el sistema político español, dirigido por el PP y con el apoyo entusiasta de Cs y del PSOE, es una absoluta ignominia que nos avergüenza a las personas de bien, especialmente si somos españolas y este sistema político dice actuar en nuestro nombre. Los cargos de rebelión están tan forzados (puesto que no ha habido violencia) que no se sostienen fuera de este ecosistema corrupto y manipulado. Y es tan impresentable que se decreten y mantengan (durante meses) prisiones provisionales (interviniendo descaradamente en el proceso político y entrando en juicios de intenciones)… que duele solo pensarlo #PrimeroFueronAPor

Para situarse

  • Yo no soy nacionalista pero sé que los nacionalismos 1 no desaparecen porque yo lo diga. Y, como nos descuidemos, acabaremos machacadxs por quienes optan  por la fuerza, la exclusión y la violencia (los enfrentamientos se sabe cómo empiezan pero no cómo acaban: no descartemos nada).
  • Debemos denunciar todo nacionalismo excluyente, pero cada cual debe hacer especial esfuerzo por desactivar al que habla en su nombre, para evitar la manipulación de quienes enarbolan cada bandera.
  • Las fronteras ni son sagradas ni son inamovibles. Por encima de lo que se considere mejor solución legal / territorial u otra están las personas que habitan el territorio.  Y los derechos humanos. Y la convivencia dentro de cada pueblo y con los otros pueblos.  El enfrentamiento, solo con quienes oprimen al resto (y no hablo de territorios, hablo de clases dominantes). Y también es nacionalismo aquel cuya “nación” coincide con las fronteras actuales de un estado (el españolista, por ejemplo).
  • Para poder tener éxito en una situación de exacerbación verbal y de peligro de escalada violenta, hay que situarse en un plano distinto al que plantean las fuerzas excluyentes. Se puede razonar mucho desde la historia, desde el derecho,… pero creo que, en estos momentos, el marco que nos sitúa en mejor posición para desactivar a las fuerzas más peligrosas 2 es el del derecho a vivir sin violencia, el rechazo al enfrentamiento destructivo.
  • “Quienes estamos en el medio” no es que seamos equidistantes, es que no somos protagonistas en el enfrentamiento pero quedamos afectadxs; también porque queremos evitar enfrentamientos que no evitan los problemas verdaderos (desigualdad, insostenibilidad…) sino que los enmascaran y  crean otros nuevos. Y criticaremos lo que haga falta, y no siempre por igual a unxs u otrxs: quien agreda, nos tendrá enfrente.
  • No es mi papel ahora proponer una acción política concreta, sino contribuir a que el conflicto sea, lo primero y urgentemente, menos destructivo y peligroso (por la posible violencia, por la destrucción de la convivencia, por el avance del fascismo soterrado, por la ocultación de otros conflictos, por dejarnos fuera de juego a las fuerzas críticas….). Léase desde ahí en estos momentos.

Seguir leyendo Nacionalismos de aquí… y quienes estamos en el medio